Arráncame la vida, Ángeles Mastretta, 1985


Trata de la relación entre una adolescente y un hombre maduro que, siendo militar e inmerso en la política, la arrastra hasta las esferas más altas de ese mundo.

En su primera edición recibió el Premio Mazatlán 1985, se ha traducido a por lo menos cuatro lenguas. En 2008 fue llevada al cine, personificando a Catalina, Ana Claudia Talancón  y Daniel Giménez Cacho como el general Andrés Ascencio, siendo la séptima película más taquillera.

Aquí muestro unos fragmentos, de la convivencia con su esposo, para darse una idea de lo que sabía de la vida esta chica. y de lo que va aprendiendo.

En la intimidad…

 —Si siento pero el final no lo entendí.

 —Pos si el final es lo importante.

 ¿Por qué no me enseñas?

 —¿A qué? 

—Pues a sentir.

 —No chula eso no se enseña, eso se aprende.”

El despertar de Catalina (conversación entre los esposos)…

“—¿Quién le pidió su opinión?

—Hace cuatro días que hablas de lo mismo, ya me dio tiempo de tener una opinión.

—Mire nomás la señorita. No sabe ni cómo se hacen los niños y ya quiere dirigir generales.”

Lo recomiendo porque, siendo una historia de poder, no deja de lado el amor y lo cotidiano. Sin ser mujer, vas sintiendo el empoderamiento de la protagonista y cómo, sin perder el piso, crece y hace crecer su entorno.

Paco

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>